El primer error que comenten muchas empresas es pensar que una vez publicada la web y activadas las redes sociales, las ventas y las visitas se irán incrementando mágicamente. Que solo con tener una web