El primer error que comenten muchas empresas es pensar que una vez publicada la web y activadas las redes sociales, las ventas y las visitas se irán incrementando mágicamente. Que solo con tener una web “bonita” las visitas estarán dándonos las ventas o contactos que estábamos necesitando.

¿Por qué es un error?

Principalmente porque el objetivo principal de una web o red social no debería ser convertir en ventas porque nos perderíamos el gran potencial de comunicación que nos da este escaparate online.

Nuestra web puede estar optimizada, pero sin mantenimiento, sin actualizaciones, en poco tiempo dejará de estarlo.

 ¿Demasiado trabajo? ¡Probablemente sí!

Segundo porque una web necesita una promoción, publicidad y sobre todo un buen posicionamiento web constante. Nuestra web puede estar optimizada, pero sin mantenimiento, sin actualizaciones, en poco tiempo dejará de estarlo. ¿Demasiado trabajo? ¡Probablemente sí! pero si quieres disfrutar de las ventajas económicas de tener una web funcionando para tu propio beneficio y no exclusivamente del hosting o diseñador web, entonces debes pensar que es tu herramienta y como tal has de cuidarla.

Tu marca personal

Antes de pensar en invertir en publicidad tradicional, aquella en la que pagas por tantas veces te visualicen o hacen un click, debes pensar qué quieres conseguir y cómo lo puedes obtener de manera orgánica.

Cuando hablo de orgánica no me refiero a que sea ecológica, hablo de lo que se obtiene sin invertir dinero pero para esto hay que invertir tiempo, mucho tiempo y conocimientos profesionales.

Cuando un cliente nos dice: quiero salir en la primera página de Google pero no quiero (o no puedo) poner anuncios,  la única opción que podemos darle es optimizar y trabajar el SEO para que su posicionamiento web sea el mejor posible. 

Pero hay algo que está claro, sin posicionamiento web, sin una web optimizada, actualizada, no hay manera de mantenerse en los primeros puestos (¡o siquiera estarlo!) por más promesas que una empresa pueda recibir de estar en los primeros puestos en un mes. 

¿Entonces cómo hago?

Ante esta pregunta hay dos opciones, o pagas para que un profesional te haga el trabajo o lo haces tú, no hay opción a no hacerlo si se quieren obtener realmente contactos comerciales (leads).

La opción de conseguirlo de manera gratuita sólo puedes tenerla si eres un profesional o autodidacta del mundo SEO, no hay opción ni alternativas mágicas.

El SEO (del inglés, Search Engine Optimization, traducido al español quedaría como Optimización de Motores de Búsqueda) es lo que nos permite que los buscadores nos encuentren cuando un usuario busca algo relacionado con nuestros servicios.

Así como tal vez has caído en esta página porque buscabas este tema y Google te ha dicho: mira, por aquí puedes leer algo sobre eso. Lo mismo sucede si tu empresa está optimizada a nivel SEO.

¿Entonces Marketing Digital o posicionamiento web?

Ambos van de la mano como socios infranqueables porque sin un posicionamiento web no hay marketing digital que pueda ser un éxito y sin marketing digital el posicionamiento web se quedará a mitad de camino.

Un ejemplo más tangible es un escaparate, de cualquier cosa, si lo tenemos preparado para que al pasar la información sobre qué somos, qué ofrecemos y cómo contactarnos está clara será más fácil que alguien al pasar decida entrar en nuestra tienda en vez de seguir de largo.

En internet es algo similar aunque más complejo porque hablamos de cosas que habitualmente suenan demasiado técnicas para la mayoría o son demasiadas herramientas para poder gestionar tanta información.

Es por ello que lo mejor es contratar un profesional que a su vez os asesore para que no dependáis al 100% y de manera constante de alguien para llevar vuestro negocio.

¿Tienes más dudas? Consúltanos sin compromiso